Por la reconstrucción de la IV. Internacional

Apdo. Correos 23036 CP - 08080 - Barcelona

Català Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

Estás aqui : Portada » Temas » Política

EDITORIAL

Refugiados: paremos la guerra de frontera.

25 de febrero de 2017
Escritor(a) : 

Sí, es una guerra según el concepto de la propia burguesía que califica así cualquier conflicto que sume más de 1.000 muertos. Sólo en 2016, fueron más de 5.000 los que acabaron en la fosa común del Mediterráneo.

Es una guerra también en EEUU, aún antes de la llegada de Trump. Allá es un muro construido en época de Clinton que aboca a otra fosa común, el desierto. De 2000 a 2014 fueron 6.000 los restos encontrados, y a partir de aquí se disparan las cifras: 240 en 2015, sólo de enero a agosto 2016, 319 y en lo que va de 2017, 37...

Trump quiere empeorarlo, y la UE, hipócritamente, clama al cielo. Unos y otros saben que no frenaran la llegada de refugiados puesto que es la situación en origen la que la genera, pero les permite diversas medidas rentables: una mano de obra casi esclava que empuja a la baja todo el mercado laboral, en una colosal reforma laboral; un discurso que aleja las quejas de sus trabajadores buscando el enemigo externo -el refugiado-, y un endurecimiento en la represión interna con la teoría del terrorismo. Un negocio redondo cuando a ello se suman, las millonarias inversiones en la seguridad de frontera, donde las empresas se ponen las botas, no sólo en la construcción de muros, sino también en la seguridad privada.

Hay alguna institución que lleva su planteamiento más allá y aparece con el buenismo de "querer acoger y no nos dejan". En primer lugar, hay que situar la teoría del "acogimiento". No se trata en su mayoría de problemas individuales, sino colectivos. No se trata de beneficencia, sino de solidaridad política. El caso más flagrante es la guerra de Siria. Y es imposible atender las necesidades sin comprender las raíces, o peor, aún, cuando la pasividad ha permitido que los luchadores sirios terminaran siendo migrantes, bajo los ojos impasibles de la comunidad internacional que sigue negociando con su verdugo, el dictador Bashar Al Assad. Es por tanto difícil conjugar la visita de IU a Bashar hace un par o tres de meses para felicitarle por sus sangrientos avances y ahora desde Podemos, querer aparecer como el amigo que acoge.

En segundo, falta decisión política. Gobiernos como el catalán o ayuntamientos como el de Barcelona de Ada Colau, o el de Madrid de Carmena, se llenan la boca con promesas de acoger miles de refugiados -hasta destinan partidas, como los 10 millones de Madrid- pero.... el estado español y la UE "no les dejan", pues no tienen competencias... Manuela Carmena ha reconocido que tienen todo preparado pero "no sabe qué pasa" con los trámites del Ejecutivo.

La hipocresía se les termina pronto, como Évole les recriminó en el masivo concierto de solidaridad en Barcelona, haciendo notar que no era sólo cuestión de competencias, sino de incompetencias... Nosotros no creemos que sea incompetencia, sino que no hay voluntad en ningún caso de anteponer las necesidades de la gente por delante de las de los bancos o el statusquo. ¿Porqué no los traen directamente, desoyendo al gobierno central? Puigdemont que alardea de un referéndum sí o sí que se saltaría la legislación vigente, ¿no puede hacerlo para atender las necesidades de esos miles que dice querer atender? Seguramente ese acto, por sí, le facilitaría y mucho el posterior desacato para convocar el referéndum y también seguramente muchos miles más le votarían a favor, viendo que su accionar antepone a las personas.

Ir a la versión en catalán


Aquí nos encontraras:

Ap. Correos 23036 CP - 08080 de Barcelona; Ap. Correos 206 CP- 17080 de Girona; Ap. Correos 92 CP-28320 de Madrid;

mail:luchaint(arroba)telefonica.net - www.luchainternacionalista.org