Por la reconstrucción de la IV. Internacional

Apdo. Correos 23036 CP - 08080 - Barcelona

Català Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

Estás aqui : Portada » Temas » Política

EDITORIAL 30/6/17

1 Octubre Referéndum: Frente a la represión del Estado, organizar la solidaridad entre los y las trabajadoras y los pueblos

9 de julio de 2017
Escritor(a) : 

Fijada fecha y pegunta para el referéndum de autodeterminación en Catalunya el Estado ha empezado a mover toda su maquinaria para impedirlo: desde la Fiscalía, los tribunales, reunión del Alto Mando Militar en Barcelona a los 10 días de anunciada la fecha, coronado con el discurso del Rey. Advertencias de inhabilitaciones y penas de prisión, posibilidad de intervención de los Mossos d’Esquadra por la Guardia Civil, aplicación del 155 para suspender la autonomía catalana y sus instituciones... todo el arsenal represivo a punto.

Con motivo de la celebración del 40 aniversario de las elecciones de 1977 se nos quiere presentar el proceso de reinstauración monárquica como ejemplo de paz, concordia y libertad, pero nada más lejos de la verdad. Las elecciones que ahora se conmemoran se realizaron bajo las amenazas de golpe de estado -que continuaron hasta el propio golpe de febrero del 1981-, bajo una dura actuación de los cuerpos represivos del estado, aun con los ecos de la matanza de Atocha y con una extrema derecha que contaba con impunidad y connivencia con el estado.

La Constitución que saliera de ese proceso estuvo -como había anunciado el dictador- «atada y bien atada». Ni se pudo definir si Monarquía o República, pues el dictador ya había nombrado al Rey Juan Carlos como sucesor; se imponía la unidad de España contra las ansias de libertad y se negó el derecho de autodeterminación de los pueblos -a pesar de que figuraba en los programas de todos los partidos-, así como tampoco se pudo decidir sobre el modelo económico que aseguraba la continuidad de los grandes empresarios y terratenientes. Se blindaba el poder de la Iglesia católica y se dejaba en la total impunidad todos los crímenes del franquismo, con sus responsables en sus cargos. El chantaje, con el ruido de sables de fondo, fue un o se toma la «reforma» sin cuestionar ni una coma o se sigue bajo la bota del viejo régimen. La traición de los grandes partidos y sindicatos de la izquierda hizo el resto para «legitimar» la «transición» contra la ansiada ruptura con el viejo régimen.

Hoy ese régimen está más que cuestionado y reaparecen las demandas de libertad que habían quedado encerradas y silenciadas bajo siete llaves. En Navarra el Parlamento foral pide que se pueda decidir entre Monarquía o República. Los casos de corrupción recorren los rincones del aparato de Estado y las élites políticas y económicas que han vivido a sus anchas en estos años de «transición». Es esta situación la que ha precipitado la rápida sucesión en la Corona.

El movimiento en Catalunya por la independencia forma parte de ese agotamiento del régimen y puede ser el elemento que acelere su caída. El referéndum no es solo el choque entre dos gobiernos que han aplicado recortes contra los trabajadores sino el choque entre el Estado y las masivas movilizaciones del pueblo de Catalunya. A nadie se le escapa que la situación agravada por la crisis económica y un proceso de recentralización del estado, hace que un sector de la burguesía catalana que también apuntaló el régimen monárquico hace 40 años, hoy abandere la independencia de Catalunya. No tenemos ninguna confianza en ella, la República Catalana será el resultado de la lucha y movilización del pueblo catalán o no será.

En ese choque se juegan mucho todos los y las trabajadoras y pueblos que hoy forman el estado español. No es sólo cuestión de solidaridad ante la represión del estado, que cuando avanza en un lugar se refuerza en el conjunto del estado. No es solo la defensa de un derecho democrático de Catalunya, es también el interés directo de avanzar en un imprescindible e ineludible cambio de régimen lo que está sobre la mesa. Por eso, aquellos que hace 40 años impusieron la «reforma» atada y bien atada hoy se conjuran para impedir el «peligro secesionista». Por eso no pueden permitir siquiera lo que fue autorizado por el gobierno de la derecha británica con el referéndum para Escocia. En liza está la libertad de los pueblos y la continuidad de un régimen que ha sido sinónimo de impunidad y opresión. Es también necesaria reconstruir una relación solidaria entre pueblos, imposible bajo el centralismo de la Monarquía y sus autonomías.

Por ello, frente a la represión del estado hay que organizar la solidaridad entre los y las trabajadoras y los pueblos. Hay que levantar una plataforma de partidos, sindicatos, movimientos en todo el estado que defiendan el derecho de autodeterminación. Para explicar y debatir con actos en todos los rincones lo que está en juego el próximo 1 de octubre. Hay que responder con movilizaciones en pueblos y ciudades la represión del estado para impedir el referéndum.

Defendemos el derecho de autodeterminación de Catalunya y las naciones del Estado español. Llamamos a votar sí en el referéndum el próximo 1 de octubre, desde nuestra lucha por una República Catalana que queremos sea de los y las trabajadoras. Somos internacionalistas y buscamos la más amplia unidad de los trabajadores/as y los pueblos en una Federación de repúblicas.

30/06/2017

Ir a la versión en catalán


Aquí nos encontraras:

Ap. Correos 23036 CP - 08080 de Barcelona; Ap. Correos 206 CP- 17080 de Girona; Ap. Correos 92 CP-28320 de Madrid;

mail:luchaint(arroba)telefonica.net - www.luchainternacionalista.org